22 julio 2017

Arpias

En la antigua Grecia había una leyenda sobre las arpías. Son sombras que solo cobran vida si beben sangre humana.

20 julio 2017

Mientras haiga que le dea

Escándalo: 'haiga' sí se puede decir y escribir...
Existe una cruzada mundial contra el uso de la expresión “haiga”, al cual califican de pecado mortal o crimen contra la humanidad. Algunos dicen simplemente que “no existe” porque no está en el diccionario de la Real Academia. Otros, para colmo de males, dicen que “haiga” es un error ortográfico.

“Haiga” no es un error ortográfico, sino una manera alternativa de conjugar el verbo “haber” en presente de subjuntivo en lugar de “haya”, como por ejemplo: “No me gusta que haiga tanta gente” o “Es posible que él no haiga venido”.

El campo de la ortografía es únicamente el de lo escrito, no lo hablado. Si alguien escribe “kiero aserte felis”, en español latinoamericano, sí está cometiendo varios errores de ortografía, pues la frase suena exactamente como el correcto “quiero hacerte feliz”. El error está en la escogencia de las letras o “grafías”.

No hay manera en que  la palabra “haiga” pueda sonar igual que “haya”, porque “y” e “ig” representan sonidos diferentes. “Haiga” y “haya” son formas orales distintas. Corregir algo que se dice oralmente no es propio de la ortografía, sino de la gramática prescriptiva o preceptiva, que busca promover una manera uniforme de usar el idioma en contextos formales o cultos. A este uso uniforme del idioma se le conoce como “estándar”.

Algunas personas que condenan el uso de “haiga” se basan en que el diccionario académico define “haiga” como un automóvil y que esto nada tiene que ver con “haber”. Es decir, se basan en un uso equivocado del diccionario. El diccionario de la Academia no trae como entradas principales verbos conjugados, así que no espere encontrar “haiga” ni “haya” en el diccionario.

Estudios lingüísticos muestran que “haiga” se usa en todo el mundo hispanohablante, sobre todo en sectores rurales. Sin embargo, lo más sorprendente es la investigación que hicieron Mary Johnson y Sonia Barnes en Ciudad de México. Encontraron una frecuencia de uso del 36,4 % de “haiga” versus “haya”, lo que es bastante más de lo que se esperaba en un sector urbano. Y demuestra que “haiga” sí existe.

Lo que pasa es que ese porcentaje que dice “haiga” forma parte de un sector marginado y despreciado por la sociedad, la gente con menor poder adquisitivo. Ese es todo el problema que tiene: que “haiga” es una conjugación propia de la clase menos favorecida, y de ahí que la élite intelectual condene su uso. Y la historia de “haiga” nos dice que no siempre fue esta su situación.

La forma “haiga” se usó con toda naturalidad entre personas escolarizadas, cultas y educadas hasta el Siglo XVIII. Mi propia investigación en documentos históricos muestra que autoridades administrativas y judiciales de todo el continente americano escribían “haiga” sin problema. En todo caso, hay que reconocer que siempre fue más común en lo escrito la conjugación “haya”.

Si nos vamos al latín hablado, encontramos que incluso “haya” se derivó de una pronunciación informal.  “Haya” proviene del subjuntivo “habea”, que pasó a “haea” y de ahí a “haia”, por esa tendencia que todavía existe a convertir la “e” en “i” entre vocales, como ocurre con “pelear” y “peliar”.

Pero esas tres vocales juntas en “haia” resultaban muy raras para el hablante de la edad media temprana, época intermedia entre el latín tardío y el surgimiento del castellano. Así que el hablante medieval empleó dos estrategias para pronunciar “haia”: una fue introducir la consonante “y”, que dio “haya”, y otra, la consonante “g”, que dio “haiga”. Es como cuando se dice “yerba” para “hierba”, o “güevo” para “huevo”.

 A pesar de todo, sigue siendo un misterio si esta “g” surgió simplemente de la pronunciación o de un intercambio de conjugaciones con verbos como “traer”, “caer” y “oír”. Nótese que “tra-iga”, “ca-iga” y “o-iga” tienen la misma terminación que “ha-iga”. De hecho, existieron también “traya”, “caya” y “oya” en español, como el moderno “haya”, pero “traya” sobrevivió solo hasta el siglo XVII según mi búsqueda en documentos históricos.

El hecho es que “haiga” fue normal hasta el siglo XVIII, y solo en el siglo XIX fue cuando empezó a considerarse un error, tal vez por la mayor popularidad que ya tenía “haya” entre las élites intelectuales.

“Haiga” ha sobrevivido por continuidad con la tradición colonial en comunidades marginadas de las tendencias culturales de la élite. Las personas lo dicen, no por error, sino porque así aprendieron a hablar de sus padres y abuelos.

“Haiga” es una conjugación no estándar de “haber”. Decir que es un “error ortográfico” o que “no existe” es más equivocado que decir “haiga”.

Fuente: Díaz Collazos, Ana María. 2017. “HAIGA”. Lengua en Colombia.
https://bloglenguaencolombia.blogspot.com.ar/2017/01/haiga.html

19 julio 2017

De parejas

Una pareja lleva horas en un centro comercial cuando la mujer se gira hacia su marido y descubre que no está.
Enojada, lo llama al móvil y le pregunta donde mierda se metio:
-¿Recordas aquella joyería por la que paramos hace unos años y a vos te encantó aquel anillo de diamantes pero entonces no nos lo podíamos permitir y yo te prometí que un día te lo compraría?
Casi llorando de la emoción su mujer le contesta:
-¡Claro que me acuerdo mi amor!
-Estoy en el bar de enfrente...

17 julio 2017

Como ser un hacker

Hacker es el neologismo utilizado para referirse a un experto en varias o alguna rama técnica relacionada con la informática: programación, redes de computadoras, sistemas operativos, hardware de red/voz, etc. Se suele llamar hackeo y hackear a las obras propias de un hacker.
El término "hacker" trasciende a los expertos relacionados con la informática, para también referirse a cualquier profesional que está en la cúspide de la excelencia en su profesión, ya que en la descripción más pura, un hacker es aquella persona que le apasiona el conocimiento, descubrir o aprender nuevas cosas y entender el funcionamiento de éstas.
Hacker, usando la palabra inglesa, quiere decir divertirse con el ingenio , usar la inteligencia para hacer algo difícil. No implica trabajar solo ni con otros necesariamente. Es posible en cualquier proyecto. No implica tampoco hacerlo con computadoras. Es posible ser un hacker de las bicicletas. Por ejemplo, una fiesta sorpresa tiene el espíritu del hack, usa el ingenio para sorprender al homenajeado, no para molestarle.
Te resultaria útil saber sobre (el orden es indistinto):

  • Ingeniería Social
  • Redes y Telecomunicaciones
  • Criptografía y Criptología
  • Cultura General
  • Técnicas de Programación (Java, PHP, C, C + +, Python, Perl y otros mas)
  • Manejo de BBDD diversas
  • Protocolos de Seguridad de la Información
  • Sistemas Operativos
  • Idiomas
  • Administración de Servicios diversos

Aca tenes un punto desde donde comenzar:
http://www.google.com.mx/webhp?hl=xx-hacker

En sintesis, invertir miles de horas/culo aprendiendo y estudiando sobre lo que te apasiona. Suerte con eso.

Que te diviertas!

16 julio 2017

Usos de la cebolla que probablemente no conocias III

Crema contra las infecciones y el acné:
No importa cuál sea el problema, parece que las cebollas tienen la solución. Si tienes acné o infecciones cutáneas puedes preparar esta crema de cebolla que ayudarán a tratarlas gracias a sus propiedades anti inflamatorias, antibacterianas y su alto contenido en ácido glicólico:
Hierve leche y viértela en una rebanada gruesa de pan blanco.
Ralla una cebolla sobre el pan y mézclalos bien hasta formar una pasta.
Limpia el área infectada y aplica la pasta de cebolla, leche y pan.
Deja que actúe durante unas 2-2.5 horas para que pueda eliminar la infección. A continuación lava con abundante agua.